14 jul. 2011

Las nuevas "enfermedades mentales" que se preparan, otra pandemia precocinada

Artículo de Miguel Jara
Trata sobre los psiquiatras, psicólogos clínicos, médicos de familia, educadores, psicoanalistas y trabajadores sociales -entre otros profesionales- que han creado un movimiento bautizado como STOP DSM cuyo objetivo es denunciar que el Manual de diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales -el conocido DSM del que en el 2013 se publicará su quinta versión y que para los psiquiatras es “la biblia de los trastornos mentales”- pretende que cualquier malestar emocional o psicológico sea considerado a partir de su publicación una “enfermedad” que requiere medicación

http://www.blogger.com/img/blank.gif

19 jun. 2011

La FEAP la decidido Respaldar el comunicado que la Fundació Congrés Català de Salut Mental (FCCSM) ha elaborado referido al consumo indiscriminado de antidepresivos.

Fundació CCSM Congrés Català de Salut Mental

EL CONSUMO INDISCRIMINADO DE ANTIDEPRESIVOS. ALTERNATIVAS

Los inicios

Desde las primeras etapas formativas aprendimosque bajo el nombre de depresión, se presentaban formas muy diferentes de enfermar. La ferocidad del sufrimiento de las personas afectadas por el que a la era pre DSM-III se denominaba depresión endógena nos convenció que nos encontrábamos ante un enemigo poderoso que secuestraba al paciente entre sus zarpas.
Cada uno desde su puesto de trabajo, tuvimos que tratar personas muy dañadas por este proceso, y en algún caso teníamos que hacer frente a una de sus manifestaciones más penetrantes: la consumación del acto suicida
Hemos conocido a menudo el fracaso de los tratamientos; hemos tenido que reconocer la insuficiencia de los conocimientos, de los instrumentos de trabajo, de nuestro arsenal de lucha. En ocasiones también hemos vivido la mejora de la eficacia de los recursos terapéuticos y la restitutio ad integrum.
En la época inicial de la formación también pudimos reconocer la diferencia entre este cuadro y otros fenómenos, que compartiendo el nombre genérico de depresión, eran del todo diferentes. El paciente, cuando expresaba su malestar, no estaba poseído por una “*malignitad” del mismo calibre. Aunque, atendiendo sólo a la presentación sintomática, las expresiones podían ser similares, haciendo una cuidadosa anamnesis y escuchando la historia vital, aparecía alguna razón que “explicaba” el malestar y el sufrimiento, y sobre todo no se sentía el peso pesado de una sombra que a la manera de los “Nazgul” del Señor de los Anillos, se proyectaba sobre el paciente y sobre el terapeuta.
Con esta primera distinción, se señalaba una diferencia fundamental que distinguía el que se denominaba depresión endógena de la depresión reactiva. La primera se consideraba ligada a un componente somático relacionado con la actividad serotoninérgica, según las teorías modernas de aquel periodo, que la hacían primordialmente tratable con antidepresivos, mientras que la segunda con una etiología psicológica podía y tenía que ser tratada psicoterapéuticamente.
Más tarde
Hoy, esta distinción entre endógeno y reactivo ha dejado de ser aplicada a la practica clínica, y su *constructe teórico nos aparece como demasiado simplista. Nadie puede mantener este dualismo cuerpo/mente a ultranza. Nadie puede negar que los conflictos psíquicos se expresan a un nivel bioquímico o incluso que son las variaciones bioquímicas en el cerebro las que justifican la aparición o la intensidad de determinado conflicto psíquico.
Este cambio de planteamiento, si bien parece más ajustado a la realidad, ha creado cierta confusión a nivel asistencial. No es sencillo distinguir entre subtipos de depresión cuando el único que se puede medir es la intensidad de unos síntomas que se valoran cuanto más o menos importantes, en gran parte, en función de la capacidad expresiva o la necesidad de autocontrol de quien los manifiesta.
Pensamos que esta situación de poca precisión diagnóstica ha favorecido el fenómeno más determinante al que hemos asistido, a veces pasivamente, durante las últimas décadas: la extensión a nivel poblacional del diagnóstico de Trastorno Depresivo Mayor y del tratamiento con antidepresivos.
De manera progresivamente creciente, cualquier señal que pueda remitir a síntomas del Trastorno depresivo: la tristeza vital, el sufrimiento, el luto… es inmediatamente tratada con fármacos antidepresivos. El año 1986, a nuestro medio, la comercialización del Prozac ® modificó bien a las claras el juego. La nueva molécula, que comenzaba el esplendor de los ISRS como píldoras de la felicidad, aportaba básicamente un tratamiento eficaz y pretendidamente libre de efectos secundarios que facilitó la aceptación. En los países industrializados como el Canadá (1), en menos de una década se produjeron incrementos del 200% en el número de envases prescritos y el coste por prescripción se quadruplicó.
A este hecho, se asoció el incremento de la prescripción de estos medicamentos en indicaciones “off label”, en muchos diagnósticos diferentes y algunos golpes “inventados”: timidez patológica, síndrome disfòrico premenstrual... y en poblaciones no estudiadas: gente mayor menores de edad.... Así mismo se ha observado cómo se ha desplazado el foco de prescripción del especialista al médico de familia; y finalmente se ha producido el fenómeno social que los antidepresivos son dispensados sin receta a las oficinas de farmacia a menudo a petición exclusiva del ciudadano.
Se ha producido una epidemia de trastornos depresivos. Tenemos una sociedad depresiva, que reclama a los servicios asistenciales y sociales una prescripción masiva de antidepresivos.

Todo esto ha modificado la panorámica general de una manera sustancial. La impresión que se desprende es que, con este consumo, estamos creando las condiciones para la fragilitzación de una gran cantidad de personas (un tipo de enanisme moral e intelectual), en vez de propiciar una mejor utilización de sus recursos mentales.
Por un lado, se reafirman las razones neurofísicas y bioquímicas de la depresión haciendo una extensión peligrosa a manifestaciones depresivas mínimas. De otro banda se extiende como la pólvora una idea categórica argumentada desde “la ética asistencial”: es el deber del profesional disminuir el sufrimiento de las personas incluso contra la voluntad de ellas mismas. Esta es la tarea y si no es ejercida con eficiencia se corre el riesgo de ser perseguido para incurrir en una praxis inadecuada y cuestionable.
Quizás sin darnos cuenta, estamos promoviendo una cultura de la analgesia frente el dolor psíquico que es altamente lesiva por el crecimiento mental. Se ha tenido poco en cuenta el efecto jatrogénico del desencadenamiento de episodios maníacos por el tratamiento con antidepresivos.
Todo esto dificulta poder hacer frente a los problemas con herramientas propias, y refuerza la adicción a la pastilla…
Pensamos, por el contrario, que los profesionales tenemos que ayudar al paciente a afrontar los dolores de la vida, a saberlos soportar, a sacar partido. A discernir qué sueño realmente sus tristezas, sus pérdidas. A valorar las cosas. A aguantar. A luchar contra la adversidad. A hacerse más fuertes y más consistentes ante las dificultades que depara la vida. Esta es la cultura de la salud, especialmente por el que afecta a los pacientes más jóvenes.
Ante este panorama hay que reivindicar la necesidad de experienciar un cierto dolor psíquico como motor del crecimiento. Un dolor que sea modulable y soportable y que mueva en busca de nuevas formas de lucha para la transformación interna y de la realidad social.
El pacifismo y la lucha como arte marcial.
Después de las dos guerras mundiales del siglo XX, la ciudadanía, se declaró pacifista. Esta respuesta parece completamente coherente con el espanto (pánico, terror. NT) que causó el horror y el sufrimiento por tantas muertes y la necesidad que no se repitiera. Abandonar el supuesto de lucha. Desde la psicoanálisis se propició la observación de la conflictiva intrapsíquica y se eludió, en general, dar una respuesta hacia fuera. Desde la psiquiatría y después desde la Salud Mental, se fue de la mano de la propaganda y los intereses crecientes de la industria farmacéutica, que no se ha limitado a dar cada vez más razones desde las neurociéncies, sino que tiene el atrevimiento de dar razones desde la ética: de cómo tenemos que constituirnos en anestésicos y analgésicos del dolor humano.
La impresión resultante es que hemos abandonado el arte de la lucha por la defensa de nuestro espacio, de nuestro criterio, de nuestro pensamiento. Que nos dejamos arrebatar un estado de opinión propio y nuestro sentido común, a través de la propaganda y de la persuasión y manipulación.
La propuesta es la de recuperar la capacidad de lucha, pero como un arte. Igual que un maestro de artes marciales enseña a plantar bien los pies a tierra, a medir el espacio propio, a cobrar consistencia, flexibilidad, agilidad, bastante, a saber caer y levantarse de nuevo. A saber interpretar la intención del otro, a saber esperar y saber actuar, a encontrar el momento oportuno, a tomar decisiones sobre la marcha, a planificar estrategias, a saber ver las debilidades del otro y sus fortalezas. Partiendo del respeto por el “enemigo”. De saber luchar para no entrar en la guerra. De saber resolver los conflictos, para no entrar en un conflicto generalizado.
Así tenemos que ayudar a nuestros pacientes a hacer frente a sus dificultades. Tenemos que ayudarlos a mejorar en la capacidad de discernimiento, en la capacidad de observación, en la fortaleza emocional, en la capacidad de dar respuesta adecuada a cada situación y en el momento oportuno. Esta es la dialéctica del trabajo psíquico, y esto tiene un carácter antidepresivo.
Este es nuestro trabajo, en vez de crear situaciones de desesperanza diciendo a la gente que más vale que se tome algo, que lo hará estar contento, o no estar triste. Es necesario que las personas puedan estar tristes y dolidas, y enfadadas para crear respuestas válidas y de crecimiento, tanto a nivel personal como social. Pero necesitamos crear una cultura en la que la lucha por la vida, por la dignidad de cada persona sea posible. Y esta es la manera también de evitar “males mayores”.

Cada vez que un profesional prescribe un antidepresivo innecesariamente, se pierde la posibilidad que aquella persona se prepare con sus recursos internos por un acto de afirmación y de lucha. Muy probablemente no es tanto importando el que se hace como el que se deja de hacer cuando sólo se prescriben fármacos.


De la autorización al uso: necesidades de información para prescribir un antidepresivo
Uno de los fenómenos que han condicionado los cambios en la prescripción de antidepresivos ha sido el alud de nuevas moléculas que han sido comercializadas en los últimos 20 años, puesto que han recibido el visto bueno de las instancias sanitarias correspondientes, que las han autorizado por su uso.
Tenemos que tener en cuenta que los criterios usados por la autorización de un nuevo fármaco tienen que ver con la eficacia, seguridad y calidad de manufactura. Estos criterios no siempre son coincidentes con la práctica clínica, ámbito en el cual tendríamos que hablar más apropiadamente de efectividad, eficiencia, coste, y, en definitiva, de relación beneficio/riesgo en el sentido más amplio de la expresión.
Cuando un nuevo antidepresivo se comercializa normalmente sabemos que su eficacia, definida como una disminución del 50% de la sintomatología, es estadísticamente superior a placebo en ensayos clínicos de unas 8 a 12 semanas de duración, que la toxicidad es aceptable y que el proceso de manufactura sigue los estándares de calidad. Esta es la información requerida para la autorización, pero las condiciones experimentales en las que se realizan los ensayos clínicos previos a la autorización tienen una validez externa muy limitada. Por otro lado algunos sesgos metodológicos contribuyen a dificultar la interpretación de los resultados y su aplicación al tratamiento de los pacientes: menores de edad o gente mayor, mujeres, embarazadas, pacientes con comorbidades médicas o psiquiátricas… También encontramos los sesgos ligados en el diseño del estudio (mantenimiento del enmascaramiento, exclusión de los que no responden, equipotència de dosis, etc.), a la evolución a la respuesta al placebo, al sesgo de publicación, al sesgo de financiación. Por lo tanto, cuando un nuevo fármaco se autoriza quedan muchas preguntas pendientes de contestar, tanto en cuanto a la eficacia/efectividad como en cuanto a los efectos indeseados y, en definitiva, a su lugar en terapéutica.
Hace falta por lo tanto estar atento a hacer frente al alud propagandístico al que son sometidos (más o menos voluntariamente) los prescriptores, a los cuales se transmiten informaciones a menudo poco contrastadas. La opción más prudente es un escepticismo crítico ante la aparición de las nuevas presentaciones, antes de hacer una prescripción generalizada y más en pacientes en riesgo o con mala respuesta a tratamientos anteriores.
Para mejorar esta situación es indudable la necesidad de estudios pragmáticos que proporcionen información que dé respuesta a preguntas clínicamente relevantes. En relación a la depresión , el estudio STAR*D Sequenced treatment Alternatives to Relieve Depresion, aunque con limitaciones, puede constituir un buen ejemplo. Sus resultados ponen de manifiesto la limitada “efectividad” de los antidepresivos, la necesidad de estudios naturalísticos y la preocupación en cuanto a la carencia de información referida a los pacientes no representados a los ensayos clínicos, o los que no responden al tratamiento activo, o los que responden a placebo antes de la asignación aleatoria, o los que dudamos si tratar o no tratar.

La evolución del efecto placebo como indicador de imprecisión diagnóstica que conduce al uso poco esmerado de antidepresivos
El efecto placebo se define como la respuesta terapéutica a la administración de una sustancia sin actividad terapéutica “per se” .
La respuesta al placebo se suele relacionar con algunas características personales del enfermo –alta sugestionabilidad, egocentrismo, obsesividad-, con el alta expectativa de respuesta, motivación para complacer los médicos, impacto positivo del contacto terapéutico (es una paradoja que, en nuestro sistema sanitario, los pacientes que entran en los ensayos clínicos son los que más visitas reciben por parte de los profesionales), remisión espontánea (aspecto a menudo poco tenido en cuenta en los estudios).
Pero ninguno de estas variables explica el aumento de respuesta al placebo que hemos observado los últimos años. Mientras que en otras patologías se sitúa alrededor del 10-15% y en la depresión, en los ensayos con antidepresivos tricíclicos era del 20%, la magnitud del efecto placebo en los ensayos clínicos actuales con antidepresivos llega a ser del 50%. Este aumento puede condicionar en parte la altísima tasa de resultados negativos no publicados (hasta la mitad del total): si la respuesta al placebo es tan alta, porque la respuesta al fármaco activo sea significativamente superior, tiene que ser óptima. Pero la realidad es que la respuesta a los nuevos antidepresivos no es superior al 60-70 %; prácticamente la misma que se describía con los tratamientos antidepresivos clásicos.
Una de las posibles explicaciones del aumento del efecto placebo es la disminución de la gravedad de los enfermos incluidos en los ensayos. Los nuevos sistemas diagnósticos (DSM IV), de baja especificidad, facilitan la inclusión de los enfermos menos graves.
Por otro lado, el concepto “estadístico” de mejoria (reducción del 50% de intensidad de síntomas medida con alguna escalera) no siempre es corresponde a una mejoria clínica sustancial y los sujetos de la medida se asemejan poco a los enfermos reales.
Finalmente la corta duración de los ensayos clínicos no permite observar la desaparición del efecto placebo.
Algunas noticías recientes, que afirman que los ISRS no tienen ninguna utilidad para el tratamiento de la depresión, lo hacen con el mismo error de base: al incluir cualquier persona con síntomas depresivos inespecíficos en los estudios de respuesta a determinado fármaco, no podemos saber, ni en positivo ni en negativo su eficacia. Posiblemente, con los criterios de inclusión actuales los antidepresivos tricíclicos tampoco tendrían efecto terapéutico. La igualdad de respuesta a ambos tipo de fármacos no se corresponde a la realidad.
Estos hechos nos dejan en la más absoluta ignorancia: mientras hace 40 años podíamos definir “a priori” qué enfermos teníamos que tratar con antidepresivos, y podíamos hacer una predicción de respuesta (algunos incluso considerábamos que las tasas “oficiales” de respuesta se quedaban cortas cuando se hacía una buena selección de los enfermos a tratar) ahora, con el olvido de las características endogenomórficas de la depresión (despertar precoz, ritmo circadiano inverso, pérdida de peso...), y sin nuevos criterios válidos, no nos queda otra solución que tratar a todos los enfermos deprimidos. La mejor tolerabilidad de los tratamientos no justifica, pensamos, este tipo de actuación, de la cual lo principal beneficiado es el productor del fármaco.
En esta situación, estamos de acuerdo con los autores que afirman que la indicación del tratamiento con antidepresivos se tiene que limitar a aquellos casos de depresión grave, que no ha respondido a otros abordajes y que sería bueno recuperar los indicadores de endogenidad a la hora de seleccionar los enfermos a tratar.
Para el resto, el placebo parece igual de bono y ahorra toxicidad potencial y gasto farmacéutico.

En resumen...
Es indudable la utilidad de los fármacos antidepresivos en determinadas circunstancias y ante determinados sufrimientos. La utilidad y la necesidad. De forma que hay que tener en cuenta su utilización de una manera medida y fina. A qué enfermos? A qué dosis?, por cuánto de tiempo?, hasta conseguir qué resultados?


Nadie puede creer hoy que un estado depresivo no tenga un correlato bioquímico, que dé cuenta, a un nivel, del que está sucediendo. Aún así hace falta un trabajo por que el paciente pueda aceptar niveles de responsabilidad asumibles del que le pasa. Y de que necesita emprender un trabajo de hacer reconocibles algunos de los elementos implicados en su sufrimiento. Por respecto a sus capacidades, aunque el paciente deprimido no crea en ellas.

Fundació Congrés Català de Salut Mental (FCCSM)


14 may. 2011

Trastornos mentales graves



Cuestiones comunes a tener en cuenta en trastornos mentales graves. Olga Rueda

La investigación actual en modelos de intervención cognitivos-conductuales proporciona evidencia de que son eficaces:

  • La terapia de familia
  • El entrenamiento en habilidades sociales y resolución de problemas
  • Rehabilitación neurocognitiva
  • Terapia cognitivo-conductual para reducir los síntomas positivos
Y más recientemente se promueve desde países noreuropeos:
  • La intervención del diálogo sobre la red social inmediata.

Según mi experiencia en  terapia:

  • Atención especial a la transparencia y a la contratransferencia.
  • Cuidado de la disponibilidad para la contención. Número de pacientes graves.
  • Diagnóstico diferencial. Contrastar con otro profesional.
  • Exploración de los apoyos familiares, médicos y extrafamiliares
  • Contacto con su red de apoyo.
  • Manifestación de síntomas en cambios vitales.
  • La importancia de la no recaída.
  • Conciencia de enfermedad. Antecedentes y culpas familiares.
  • Reconocimiento de los síntomas previos a la crisis.
  • Reconocimiento de beneficios y perjuicios del brote.
  • Discontinuidad biográfica.
  • El fármaco como aliado.
  • La importancia del descanso y el sueño.
  • Consumo de sustancias.
  • Grupos autoayuda y redes de apoyo extrafamiliar.
  • Comprensión de la extrañeza y el miedo social. Estigmatización.
  • Cuidado con técnicas disociativas como la silla.
  • Enfoque autobiográfico: método del relato de vida que privilegia el caso a caso, relato a relato, historia a historia. (Taller de Videoterapia Experiemental y la construcción identitaria)
  • La co-construcción de un lenguaje compartido, posibilitando que los significados privados lleguen a ser comprensibles para los otros

Tesinas de la AETG sobre psicosis y esquizofrenia

Gestalt y esquizofrenia, a propósito de un caso

Tipo: Tesina
Autor: José A. Segura Maestre
Fecha: 30/04/1998

¿Y la psicosis? Breve aproximación a la locura

Tipo: Tesina
Autor: Luis Fermín Orueta Álvarez
Fecha: 30/04/2001

El sentimiento de las cosas. Un caso clínico de psicosis

Tipo: Tesina
Autor: Mª Asunción Andreu Peral
Fecha: 30/04/1996

26 mar. 2011

Sobre los ataques de pánico

Libro recomendado.
G. Nardone. (2004) No hay noche que no vea el día. La terapia breve para los ataques de pánico, España, Ed. Herder
Aporta un modelo explicativo convincente y útil sobre el ataque de pánico.

En el intento de controlar las propias reacciones (naturales), la persona dirige continuamente la atención a la escucha de los parámetros fisiológicos que indican la subida del nivel de ansiedad, se asusta, su percepción le autoengaña y sus parámetros se elevan realimentando el miedo.
La contrapartida experimental es que si ocurre algo inesperado el ataque remite (Intervención paradójica)



Una persona que ha padecido un ataque de pánico tiende a evitar la situación que se la provoca, y generaliza el miedo a otras situaciones parecidas, alimentando un doble efecto: la sensación de salvación y que no se es capaz de afrontar la situación.
Barlow (1990) revisa tratamientos y concluye que todas las terapias que funcionan tienen como denominador común la exposición, de forma consciente y racional por parte del paciente.
El argumento y la aportación de Nardone, es que el miedo se dispara antes e independientemente de la voluntad de la persona, y que se escapa a otros tratamientos el factor de dependencia de los otros estableciendo vínculos afectivos morbosos.


Por tanto el AP tiene mecanismos:
- psicofisiológicos , estrategias de acciones personales y tácticas de interacción social


Dos tipos de categorías:
- Las patologías que se expresan con un ataque de pánico
- Patologías representadas por lo que hace o deja de hacer el paciente


Fases de la intervención estratégica:
- 1º fase: determinar el tipo específico de miedo que lleva al pánico, introducción de elementos para el cambio de visión del paciente*
- 2º fase: sugerir, inducir o prescribir acciones o pensamientos que favorezcan la experimentación para el cambio en cuanto al control, la evitación y la demanda de ayuda.
- 3º fase: incrementar y analizar las experiencias de éxito que antes le bloqueaban
- 4º fase: cierre y plena responsabilidad en el paciente

ESTRATEGIAS DE INTERVENCION GESTALTISTAS EN TRASTORNOS DE ANSIEDAD
La dificultad se asienta en la evitación por anticipación y en la falta de confianza en los recursos personales de afrontamiento (indefensión aprendida , evitación, fuga). El aquí ahora en lo pequeño devuelve la percepción de capacidad de autonomía. Un pequeño paso es un gran avance. Tienen desarrollada la parte mental y responden bien a los tópicos de sillas calientes, fantasías, evocaciones, etc. (diferencia con depresión y otros)


Atender a los propios síntomas fisiológicos aumenta el circuito de angustia, hay que desactivarlo. Cuidado con ejercicios de conciencia corporal y meditación en primeras fases porque pueden disparar la angustia. La hiperventilación puede ser adiestrada, enseñando la posibilidad de respiraciones largas. No siempre es eficaz. Técnicas de relajación muscular progresiva pueden resultar de ayuda en algunos casos.


Repertorio de técnicas de la Terapia Breve Estratégica para la intervención en ataques de pánico útiles en terapia Gestalt.
• Tranquilizar explicando que es cada vez más frecuente este tipo de problemas*
• No hablar de su problema con otros
• ¿Qué harías para aumentar tu problema?*
• Diario de abordo
Columnas con datos para evaluación (cambio de foco de atención)
• Prescripción: a una misma hora programar el reloj ½ h y evocar las peores fantasías estando sol@ sin ayuda. Suena el despertador y se acabó.
Una vez entendido el control de sus respuestas fisiológicas y perceptivas, se le pide mire a su reloj y sin aislarse favorezca sus fantasías por cinco minutos.
Una vez experimentado se le pide que solo mire al reloj cuando aparezca un episodio de pánico.

29 ene. 2011

“LA MENTE ENFERMA. DEPRESION”

“LA MENTE ENFERMA. DEPRESION” Producción neozelandesa, producida por TVNZ y dirigida por Greg Stubbings y Virginia Wright Emitida en la noche temática.

PRIMERA PARTE

SEGUNDA PARTE

TERCERA PARTE

28 ene. 2011

VIDEO RECOMENDADO Fármacos para las emociones. Redes 25

ESTE VIDEO ES MUY RECOMENDABLE
Entrevista a Samuel Borondes sobre psicofármacos
Puedes ver el programa en el siguiente link:

http://www.blip.tv/file/1840519/
¿Cómo se descubrieron fármacos como el Prozac o las anfetaminas? ¿Por qué es tan difícil encontrar el medicamento ideal para cada enfermedad? Eduardo Punset conversa con Samuel Barondes, psiquiatra de la Universidad de California y divulgador de los efectos de los psicofármacos.